La naturaleza de la inteligencia o conocimiento (Jean Piaget)

Según Piaget, la inteligencia se caracteriza por su modo formación y desarrollo.

La inteligencia cumple dos funciones básicas: COMPRENDER e INVENTAR.

Estas dos funciones construyen estructuras para estructurar lo real; son funciones indisociables, porque para COMPRENDER un fenómeno o un acontecimiento, hay que reconstruir las transformaciones de las que son resultado, y para lograrlo hay que haber elaborado una estructura de transformaciones, eso implica INVENTAR o reinventar.

Actualmente se considera que la INVENCIÓN es la expresión de una CONSTRUCCIÓN continuada de estructuras de conjunto. Esto implica que la invención permite la comprensión, pues está última es generada por la primera.

La inteligencia elabora (construye) ESTRUCTURAS DE TRANSFORMACIONES que asimilan un objeto a conocer.

Entonces, para conocer un objeto hay que OPERAR sobre él y TRANSFORMARLO (para captar los mecanismos de esta transformación en relación con las acciones transformadoras). De modo que, los conocimientos se derivan de la acción (de operar y transformar), por efecto de la ASIMILACIÓN de lo que se ha de conocer a las ESTRUCTURAS previamente elaboradas.

En las antiguas teorías de la inteligencia, el conocimiento se consideraba como una simple respuesta asociativa; la comprensión se concebía como una reducción de lo complejo a lo simple, en el que jugaban papeles esenciales la sensación, la imagen y la asociación; y consideraban la invención como simple descubrimiento de realidades ya existentes.

Hay quienes continúan considerando que la formación de la inteligencia se hace evidente en las respuestas repetidas a estímulos externos, en la consolidación de esas repeticiones mediante refuerzos externos y en la construcción de cadenas de asociaciones que proporcionan una copia fundamental de las secuencias de la realidad.

Piaget considera que la inteligencia consiste en ejecutar y coordinar acciones, desde sus primeras manifestaciones hasta sus niveles más altos que conllevan el uso de los instrumentos del pensamiento, o sea, una acción interiorizada y reflexiva.

Las acciones interiorizadas son operaciones lógicas y matemáticas, promotoras de todo juicio o todo razonamiento. Estas operaciones presentan un doble carácter: son reversibles (toda operación comporta otra inversa: como adición y sustracción y viceversa), y pueden coordinarse en estructuras de conjunto (como en una clasificación o una serie de números enteros, etc.)

En todos sus niveles, la inteligencia es una asimilación de lo dado a estructuras de transformaciones, de estructuras de acciones elementales a estructuras operatorias superiores. Estas estructuras consisten en organizar los real en acto o en pensamiento, y no simplemente en copiarlo.

 

Fuente de información: Psicología y Pedagogía (Jean Piaget)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s